Quantcast

¿Qué protección social para un expatriado?

A diferencia de la publicación, la expatriación implica cambios en los derechos y beneficios sociales de sus empleados.
En todos los casos, dependiendo del país de expatriación, el empleado puede beneficiarse de la protección social del país en el que trabajará.

¿Qué es la protección social en el extranjero?

La protección social se refiere a todos los mecanismos de previsión colectiva que permiten a las personas hacer frente a las consecuencias financieras de los «riesgos sociales». La protección social se basa en varios tipos de mecanismos:

  • Beneficios sociales pagados directamente a los hogares. Pueden ser en efectivo o en especie. Por ejemplo, pensión de jubilación o reembolso de asistencia sanitaria.
  • Prestación de servicios sociales, que se refiere al acceso a los servicios, prestados a precio reducido o gratuitos (por ejemplo, guarderías, hospitales, etc.).

En el contexto de la expatriación y la obligación del empleador de garantizar la seguridad de sus empleados, la protección social del expatriado cubre las prestaciones sociales en particular:

  • Enfermedad
  • Accidente de trabajo y enfermedades profesionales
  • Vejez y desempleo

Seguro voluntario para expatriados

Al expatriarse en el extranjero, el empleado deja de depender de la seguridad social de su país de origen. Debe estar sujeto al sistema de protección social del país en el que trabaja.
Si la protección social de la que disfruta su empleado no es suficiente en el país de destino, puede contribuir de forma voluntaria; además de su afiliación obligatoria en su país de trabajo. Este es un seguro privado.

Encontramos diferentes mecanismos en la mayoría de los países con una elección adecuada en términos de seguro médico para el expatriado:

Elija un seguro para expatriados para compensar la insuficiencia de la infraestructura médica

En la situación de un sistema de salud local débil, es necesario adquirir un seguro integral que prácticamente “reemplazará” el sistema de salud local para cubrir los costos de salud del expatriado. En algunos países, el expatriado puede beneficiarse de un seguro público local. Sin embargo, en muchos casos resulta insuficiente. Requiere la contratación de un seguro que cubra todos los gastos, así como la repatriación a otros países que permitan un tratamiento de acuerdo con las normas médicas internacionales. El caso de países como Camboya, Vietnam, Salvador.

Elija un seguro para expatriados para compensar la falta de seguro público local

Un sistema de apoyo que existe pero solo para los locales y no para los expatriados. Por ejemplo, dependiendo de la visa obtenida, un expatriado en Singapur puede no tener acceso a un seguro público. Este también es el caso de China. Aquí nuevamente, el empleado debe tener un seguro privado.

Elija un seguro para expatriados para facilitar el acceso a la atención y acelerar la cobertura

Se recomienda encarecidamente el seguro privado para expatriados también en países con un sistema público pero insuficiente en relación con las necesidades. Las mayores disfunciones suelen estar relacionadas con el acceso a la atención y la lentitud del proceso. Así, en el Reino Unido, el sistema público (National Health Service) limita el resto a pagar pero te impone a veces tiempos de espera muy largos y no te deja la elección del especialista. Lo mismo ocurre con México, donde el tiempo de espera puede ser largo incluso en una emergencia.

Elija un seguro médico internacional además de un plan de seguro obligatorio local

Este es el caso de algunos países como Francia o Canadá donde existe un sistema público local de calidad que no cubre determinados cuidados siempre que puedas beneficiarte como expatriado. La pertenencia al sistema público local suele estar vinculada al permiso de residencia del expatriado y / o la duración de su estancia. Incluso si el sistema público sigue siendo eficiente, siempre será fundamental contratar un seguro adicional para su empleado expatriado. Se recomienda encarecidamente contratar un seguro privado adicional para que su empleado pueda recibir un reembolso adecuado por su atención médica en el extranjero. También en Suiza, donde la atención dental y óptica no está cubierta por un seguro médico obligatorio, se recomienda encarecidamente elegir un seguro adicional.

Situación de desempleo durante la expatriación

El empleado trabaja en un país de la Unión Europea:

Se beneficiará del seguro de desempleo en el país de expatriación.

El empleado trabaja fuera de la Unión Europea: 

Dependiendo del país de origen del empleado, él o su empleador pueden inscribirse antes de la salida en un plan voluntario de contribución al seguro que le permite ser compensado en caso de desempleo.

Jubilación para empleados expatriados

Como expatriado, su empleado debe contribuir a los fondos de pensiones de su país de acogida. Por lo tanto, los períodos pasados ​​en el extranjero cuentan para la jubilación. Sin embargo, los periodos de estancia en el extranjero se tienen en cuenta de forma diferente según el país de expatriación.
La regla es que la expatriación dentro de la Unión Europea permitirá la acumulación de planes de pensiones para no ser penalizados. Si la expatriación se produce fuera de la UE, hay que fijarse en los acuerdos firmados entre los países. Si la jubilación es uno de los puntos de acuerdo con el país de expatriación, el reconocimiento de la duración de la expatriación en el extranjero será más fácil. De lo contrario, deben establecerse mecanismos de compensación variable según el país de origen del empleado.

El cálculo de las pensiones

Para calcular las pensiones adeudadas por cada país, los planes utilizan el monto más favorable entre los resultados de los 2 cálculos siguientes:

  • 1er cálculo: la pensión “nacional”. En cada país, la pensión a la que tendría derecho el trabajador se calcula aplicando únicamente la legislación nacional, teniendo en cuenta únicamente los períodos de cotización en ese país.
  • 2º cálculo: la pensión “comunitaria”. La pensión a la que tendría derecho el trabajador se calcula teniendo en cuenta todos los trimestres cumplidos en todos los países de la Unión. Luego, esta cantidad se reduce en proporción al tiempo aportado en el país.

Se utiliza el mayor de estos 2 montos, para cada país. Luego se suman las pensiones de los diferentes países para dar la pensión total. Cada país paga directamente su parte de la pensión.

Tenga en cuenta que la jubilación no se otorga automáticamente, el empleado debe solicitarla.

Al salir de su país de origen, su empleado no renuncia a toda cobertura de seguridad social. Salud, paro, jubilación… todo el mundo tiene derecho a la protección social. Sin embargo, algunos factores varían de un país a otro; por lo tanto, deberá familiarizarse con los nuevos procedimientos.

Trabajamos con las aseguradoras más grandes del mundo

AIG
VYV
GAN
Chubb
Mondial assistance
allianz
LLOYD'S
Swisslife
AXA
Mutuaide assistance