Seguro de salud en Nueva Zelanda

Antes de viajar a Nueva Zelanda, ¿ha pensado en contratar un seguro médico internacional? Mondassur le permite cubrir todos sus riesgos (emergencias, enfermedades, repatriación…) eligiendo un seguro de salud internacional personalizado y adaptado a todas sus necesidades.

El sistema sanitario de Nueva Zelanda

El sistema sanitario de Nueva Zelanda consta de un sector sanitario público y otro privado. Como expatriado, tendrá que cumplir una serie de criterios si quiere afiliarse al sistema de seguridad social.
Este sistema sanitario es muy similar al NHS del Reino Unido, lo que significa que los ciudadanos neozelandeses reciben una serie de servicios sanitarios gratuitos. Para los expatriados, las condiciones varían en función del tipo de visado que tengan. Cada vez que acuda a un médico, deberá adjuntar una copia de su visado para que puedan determinar su situación.

¿Quién puede acceder a la asistencia sanitaria pública en Nueva Zelanda?

A continuación se detallan los diferentes estatus de expatriado que pueden acogerse al sistema sanitario neozelandés:

  • Los expatriados con ciudadanía británica podrán afiliarse al sistema de seguridad social muy fácilmente;
  • Ciudadanos australianos y expatriados con estatus de residente permanente que hayan estado en Australia durante al menos 2 años o que planeen quedarse durante al menos 2 años consecutivos;
  • Expatriados con un visado de trabajo válido por un periodo de 2 años o más.
  • Un expatriado menor de edad que vive bajo la tutela de un padre o tutor elegible;
  • Cualquier expatriado con visado provisional;
  • Cualquier estudiante de New Zealand Aid que reciba financiación de la Ayuda Oficial al Desarrollo;
  • Ser asistente de enseñanza de lenguas extranjeras;
  • Ser un refugiado o una persona protegida, una persona que ha solicitado el estatuto de protección o una víctima de la trata de seres humanos.

Si vas a Nueva Zelanda con un visado de estudiante, o para una WHP o para una estancia de menos de 2 años, no tendrás derecho a la seguridad social neozelandesa. Esto significa que tendrá que pagar el precio completo de la asistencia sanitaria que reciba, ya sea pública o privada.

El sistema sanitario privado en Nueva Zelanda

El gobierno no financia servicios sanitarios privados, como hospitales o clínicas privadas. Tendrá que pagar por estos servicios.
Varias empresas ofrecen pólizas de seguro médico privado que cubren los costes del sistema privado. Usted puede decidir el nivel de cobertura que desea y los tipos de servicios que quiere tener cubiertos. Tenga en cuenta que para poder acogerse a la mayoría de los planes de seguro médico privado en Nueva Zelanda, debe tener derecho a la seguridad social neozelandesa. En otras palabras, si no tiene la condición de residente permanente no podrá acceder a ningún tipo de seguro neozelandés.
El sistema sanitario privado le permite controlar cuándo y dónde es tratado por sus problemas de salud. También puede elegir el médico, el especialista o el hospital que prefiera.

Cómo elegir a su médico de cabecera en Nueva Zelanda

Si tiene el estatus de Salud Pública financiada, puede registrarse con un médico de cabecera. Sin embargo, se trata de un servicio privado, por lo que los médicos de familia pueden cobrar lo que quieran. Es aconsejable informarse sobre los médicos de familia de su zona y los honorarios que cobran antes de hacer su elección. Al afiliarse a una OPD (Organización de Atención Primaria) se beneficiará de los costes más bajos por una consulta. Si acude a un médico que no está afiliado, es probable que le cobre un precio más alto por la consulta
Eso es todo, luego puedes reservar una cita con tu médico de cabecera cuando lo necesites.
El coste de la visita al médico varía según su situación y también según el profesional que elija. Para una persona con seguridad social, el coste medio de una consulta es de 65 dólares neozelandeses o unos 40 euros en OPH. Tenga en cuenta que el coste de la primera consulta con su médico de cabecera es más elevado que los anteriores.
Los medicamentos recetados por el médico suelen costar menos de 15 NZD (gratis para los menores de 13 años).

Acudir a un médico especialista en Nueva Zelanda

Su médico de cabecera puede remitirle a un médico especialista en una consulta u hospital para que le haga una evaluación o un diagnóstico más detallado. La atención especializada es gratuita en el sistema público de salud, pero es casi seguro que tendrá que apuntarse a una lista de espera. Esto significa que acudir a un médico especialista puede llevar tiempo, incluso meses. Además, no puede elegir el especialista que va a ver, le será asignado.
Si quieres obtener rápidamente la opinión de un especialista, puedes acudir a un hospital o a un especialista privado. Tendrá que pagar una cuota a menos que tenga un seguro médico privado. El coste de una consulta con un especialista privado es mucho más elevado que con un médico de cabecera.

¿Cómo puedo consultar a un dentista en Nueva Zelanda?

Si está inscrito en el régimen de la Seguridad Social de Nueva Zelanda, se le asignará un dentista al que acudirá cada vez que pida cita. Los tratamientos dentales no están cubiertos por la seguridad social a menos que se trate de un hijo menor de 18 años.
Los tratamientos estándar (son gratuitos para los niños y) incluyen

  • Un examen de rutina para comprobar si hay caries en los dientes y para examinar las encías y la boca en busca de cualquier problema
  • Rayos X para detectar caries y otros problemas no visibles a simple vista
  • Tratamiento con flúor, que ayuda a que la superficie de los dientes sea más resistente a la caries
  • Limpieza de la placa, las manchas y el sarro de los dientes
  • Empastes para restaurar los dientes afectados por caries
  • Extracciones para eliminar los dientes gravemente afectados por la caries.

Según una encuesta realizada por la Asociación Dental de Nueva Zelanda, el coste medio de una visita al dentista es de 75 dólares neozelandeses. La media sube a 100 dólares neozelandeses si durante el examen le hacen una radiografía. Además, el coste de la consulta también varía en función de la ciudad en la que se consulte al dentista.
Para un empaste, el coste medio es de 220 dólares neozelandeses; para un empaste de material compuesto o de metal gris, el precio será mayor.
Por último, si acude al dentista para un tratamiento más extenso, como un puente, un implante o una prótesis, le costará una media de 3.500 NZD, 3.000 NZD y 2.800 NZD respectivamente.

El servicio de urgencias en Nueva Zelanda

Si necesita llamar a una ambulancia o tiene una urgencia médica, marque el 111. Se le pondrá en contacto con una persona de habla inglesa que determinará el trato que recibirá.
La mayoría de las veces será una ambulancia de carretera, pero en algunas circunstancias puede ser una ambulancia aérea. Las ambulancias de Nueva Zelanda están equipadas con resucitadores cardiopulmonares y desfibriladores.
Dependiendo de la gravedad de su situación, le llevarán al servicio de urgencias del hospital más cercano o el conductor de la ambulancia le prestará los primeros auxilios in situ.

Hospitales en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda cuenta con unos 220 hospitales públicos y privados en el país. Los principales hospitales públicos regionales son

  • Hospital de Whangarei
  • Hospital de la Costa Norte
  • Hospital de Waitakere
  • Hospital de la ciudad de Auckland

Más de 1,3 millones de neozelandeses tienen un seguro médico que les cubre la asistencia privada. Las operaciones médicas y quirúrgicas realizadas en los hospitales privados son financiadas principalmente por las aseguradoras médicas. La única red nacional de hospitales privados de Nueva Zelanda es el Southern Cross Healthcare Group.

Otros hospitales privados de renombre en Nueva Zelanda fuera de la red:

  • MercyAScot (Auckland)
  • Hospital de Ormiston (Botánica)
  • Hospital de Wakefield (Wellington)
  • Hospital de Royston (Hastings)
  • Hospital Bowen (Wellington)
  • Hospital Braemar (Hamilton)
  • Hospital St George (Christchurch)

También puede recibir atención en las OPS (Organizaciones de Salud Primaria). Se trata de organizaciones de salud primaria sin ánimo de lucro, con sede en las comunidades para facilitar el acceso a la atención primaria sin tener que ir al hospital. En Nueva Zelanda hay unos 30 OPH. Las OPS están formadas por médicos, enfermeros y otros profesionales sanitarios de la comunidad (dietistas, farmacéuticos, fisioterapeutas y matronas).

Atención paramédica en Nueva Zelanda

Fisioterapia en Nueva Zelanda

El coste de una sesión de fisioterapia en Nueva Zelanda cubierta por el ACC (seguro de accidentes) es de 30 NZD y algo menos si el paciente es estudiante o recibe un descuento. Una consulta privada con un fisioterapeuta cuesta aproximadamente 75 NZD.

Acudir a un óptico en Nueva Zelanda

Una consulta completa con un óptico en Nueva Zelanda le costará unos 140 dólares neozelandeses. Una consulta más breve, incluida una visita de urgencia, suele costar entre 70 y 110 NZD. En caso de lesión, la ACC cubrirá parte de sus gastos.
Evaluación del control de la miopía $170 NZD
Examen ocular $60 NZD
Nueva evaluación de lentes de contacto $170 NZD
La compra de gafas tiene un coste. Sin embargo, dependiendo de sus necesidades, este precio puede variar desde 100 NZD hasta más de 1.000 NZD. Si buscas unas gafas de marca, con accesorios, etc., acabarás pagando fácilmente 1.000 dólares neozelandeses. La mayoría de las monturas y lentes estándar le costarán entre 100 NZD y 300 NZD. Si quieres conseguir lentes progresivos o bifocales, te costará unos 200 NZD más.

Logopedia en Nueva Zelanda

Acudir a un logopeda en Nueva Zelanda tiene un coste, por la primera sesión de una hora con un logopeda, espere pagar unos 150 NZD, ya sea para su hijo o para usted. Las sesiones posteriores se cobrarán a unos 90 NZD por 45 minutos.

Acudir a un psicólogo en Nueva Zelanda

Los servicios de salud pública en Nueva Zelanda son gratuitos para los residentes en el país, por lo que los psicólogos que trabajan en el sistema de salud pública no cobrarán nada por verle. Sin embargo, conseguir una consulta con un psicólogo en el sector público suele llevar meses. Esto se debe a que la demanda es mucho mayor que el número de psicólogos que trabajan en el sector público.
Para obtener una consulta más rápida y sencilla, le recomendamos que consulte a un psicólogo del sector privado. Los psicólogos que trabajan en el sector privado cobran honorarios que varían considerablemente de un psicólogo clínico a otro.

La maternidad en Nueva Zelanda, desde el embarazo hasta el parto

5 cosas que hay que saber sobre el embarazo en Nueva Zelanda
1. Lo primero que tienes que hacer cuando estás embarazada es elegir a la persona que te acompañará durante todo el embarazo. En Nueva Zelanda, esta persona se llama LMC (Lead Maternity Carer). Su CML puede ser un médico de familia que puede prestar atención a la maternidad, una matrona o un obstetra. Su LMC debería:
– Proporcionarle cuidados de maternidad durante todo el embarazo;
– Estar presente en el momento de la entrega;
– Proporcionar atención a usted y a su bebé hasta 6 semanas después del nacimiento.

2. Si se le ha concedido el estatus de residente permanente en Nueva Zelanda, los gastos de maternidad serán gratuitos, a menos que haya elegido dar a luz de forma privada.

3. Puede obtener hasta 10 días de permiso especial no remunerado durante su embarazo. Si se trata de citas médicas o clases prenatales, no es necesario tomarse un día entero libre.

4. Si eres inquilina, debes notificar tu embarazo al propietario. Si quieres mantener el piso después del nacimiento de tu hijo, asegúrate de que tu contrato de alquiler te permite acoger a otra persona. Si no es así, pide al propietario que modifique el contrato para incluir a una persona más.

5. Hacerse la prueba de enfermedades como el VIH puede ayudar a prevenir la transmisión de la enfermedad a tu bebé durante el embarazo.

Dar a luz en Nueva Zelanda

La mayoría de los nacimientos en Nueva Zelanda tienen lugar en clínicas u hospitales. Aunque la atención a la maternidad es gratuita en Nueva Zelanda, un obstetra privado te costará entre 3.000 y 4.000 dólares neozelandeses. Tendrá más pruebas, un enfoque más médico y personalizado de su atención y un mejor seguimiento. Si surgen complicaciones, por supuesto que también te atenderá un obstetra en el sistema público, pero no podrás elegir uno y puede que tengas que tratar con diferentes médicos.
Los hospitales regionales atienden tanto los partos normales como los complicados. Tu comadrona se ocupará de ti, pero siempre habrá un obstetra a mano por si surge algún imprevisto.

Los hospitales más grandes cuentan con equipos multidisciplinares para tratar los embarazos de alto riesgo. También cuentan con una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) por si su bebé necesita cuidados adicionales.

La ventaja de los partos en el hospital es que tienes acceso a los especialistas rápidamente a la menor complicación y tienes una gama más amplia de opciones para el tratamiento del dolor. Por otro lado, los partos hospitalarios suelen estar más medicados, por lo que como madre primeriza tendrás que seguir rutinas particulares y protocolos muy específicos. Si necesitas quedarte unas cuantas noches después del parto, te ingresarán en la sala de posparto. Es posible que tengas que compartir habitación y que el padre del bebé no pueda pasar la noche.

El coste de dar a luz en Nueva Zelanda

El coste de un parto sin complicaciones en Nueva Zelanda si no eres residente permanente en Birthcare Auckland es de 3360 dólares neozelandeses. El coste de una noche postnatal es de :

  • 980 NZD por una habitación estándar
  • $1212 NZD por una habitación privada
  • 1430 NZD por una habitación premium

Además, si no es residente permanente, deberá pagar el 50% del coste inicial del parto cuando se inscriba en el hospital.

¿Cómo puedo consultar a un pediatra en Nueva Zelanda y cuánto cuesta?

Por lo general, el médico de cabecera le recomendará un hospital o un pediatra privado. También pueden remitirle a un pediatra otros expatriados que vivan en la misma zona geográfica que usted. El coste medio de una consulta pediátrica privada es de entre 150 y 200 dólares neozelandeses. Si es residente permanente en Nueva Zelanda o ciudadano neozelandés o australiano, el pediatra público será gratuito. Sin embargo, es posible que tenga que esperar varios meses para una consulta.

Vacunas en Nueva Zelanda

Para un viaje a Nueva Zelanda, deberá tener su calendario de vacunación al día, así como la vacuna contra la hepatitis A. Para una estancia más larga, también tendrá que vacunarse contra

  • Hepatitis B
  • Tifoidea

No hay riesgo de paludismo en Nueva Zelanda.

¿Por qué contratar un seguro médico internacional privado en Nueva Zelanda?

Si tiene previsto trasladarse a Nueva Zelanda, es muy recomendable que contrate un seguro médico internacional privado. Por un lado, afiliarse al sistema de seguridad social neozelandés es bastante complicado. De hecho, sólo una persona con estatus de residente permanente puede tener derecho a la asistencia sanitaria financiada con fondos públicos. Por ejemplo, quien tenga un visado de estudiante, un WHP o una estancia inferior a 2 años no podrá obtener el estatus de residente permanente y, por tanto, beneficiarse del sistema sanitario público y gratuito de Nueva Zelanda. El coste de la asistencia sanitaria en Nueva Zelanda es bastante elevado y puede convertirse rápidamente en un problema si no se tiene derecho a la seguridad social local o a un seguro médico privado. Como Nueva Zelanda está muy lejos de Europa y Norteamérica, los costes de repatriación son muy elevados. Es esencial que esté cubierto para los gastos de repatriación médica en caso de hospitalización prolongada, por ejemplo, para ser repatriado a Australia o a su país de origen.

¿Qué seguro médico internacional privado debo contratar en Nueva Zelanda y para quién?

Cualquiera que sea el tipo de estancia que esté planeando, cualquiera que sea su situación, se recomienda contratar un seguro médico privado para Nueva Zelanda. Esto es especialmente importante si su visado no le permite optar al estatus de residente permanente. Para poder optar a la residencia permanente, debe tener un visado de trabajo de más de 2 años en Nueva Zelanda, o un visado temporal o un estatus muy específico. Por ejemplo, un profesor de idiomas extranjeros, un menor bajo la tutela de un ciudadano o residente permanente. Si no tiene este tipo de visado o no tiene nacionalidad británica, neozelandesa o australiana, es imprescindible que contrate un seguro médico internacional privado. De lo contrario, no podrá obtener cobertura en el país.

Si cumple los requisitos para obtener el estatus de residente permanente, también es recomendable que contrate un seguro médico internacional privado mientras realiza los trámites y obtiene la seguridad social neozelandesa. Además, si tiene previsto viajar por Oceanía y Asia, o a su país de origen con frecuencia, también se recomienda contratar un seguro médico internacional privado. Un seguro médico privado como GoldExpat le cubrirá en todos los países a los que viaje y con las mismas tarifas. Además, le cubrirá el 100% de la repatriación médica en caso de operaciones o tratamientos importantes.

Sea cual sea su perfil, le ofrecemos un seguro médico privado adaptado a sus planes:

Seguro para expatriados                                    GoldExpat

PVT, nómada digital                                            Gold Start Insurance

Seguro para estudiantes                                    Gold Student

Seguro de abono turístico                                 Seguro Travel Pass

Seguro de Visa Oro para jubilados                  Seguro Gold Visa

Trabajamos con las aseguradoras más grandes del mundo

AIG
VYV
GAN
Chubb
Mondial assistance
allianz
LLOYD'S
Swisslife
AXA
Mutuaide assistance